Carta de Enrique Guerrero y del Comité por su libertad

, por  Comité Cerezo México , popularidad : 3%

De manera franca y humilde pido el apoyo y la solidaridad de quienes creen en la justicia difundiendo mi caso y uniendo esfuerzos, alzando la voz contra la injusticia en cualquier medio, o rincón posible, caminemos juntos hacia un país mejor donde la injusticia, la tortura y la mentira no prevalezcan.

25 / Agosto / 2013

A las mujeres y hombres sinceros,
A los que buscan la justicia.

“y están atentos tus oídos para defender al desvalido y
al oprimido y así los hombres de barro no puedan oprimirlos”.
Salmo 10, 17-21

No suelo escribir sobre mí pero he de contarles un poco de mi historia, se trata de una historia nueva y antigua, una historia como la de muchos otros. Sé de cierto; lo he visto, que la palabra honesta y valiente puede convocar, acercar, y unir, que el actuar nunca naufraga si persigue un ideal.

He compartido mi vida y sus días con los demás, con aquellos que siempre han de buscar, porque buscan justicia, alegría, libertad, el pan de todos. Caminando como cualquiera aprendí de penas y felicidades, pude ver a la gente vivir justa y libremente, entendí entonces que no se ha perdido todo, que el mundo puede ser un lugar mejor.

Estudio la carrera de filosofía en la UNAM, de la filosofía he aprendido muchas cosas entre ellas que cada uno de nosotros tienen un compromiso con los demás y con sus circunstancias, he participado socialmente dando clases de alfabetización, primaria y secundaria para adultos, y ajedrez; apoyando la organización de talleres de análisis sobre América Latina, educación y sobre situación de nuestro país; he ayudado en la conformación de pequeñas cooperativas y uniendo mis anhelos y mi suerte a la de la gente, nada de esto constituye un delito; sin embargo, no son nuevos en este país los montajes que fabrican presuntos culpables y la tortura que viola los Derechos Humanos.

Fui detenido por la Policía Federal la noche del viernes 17 de mayo de 2013 en el Distrito Federal, por suerte ninguna de las balas que me dispararon pudo alcanzarme, por casi 30 horas fui torturado por personal de la Policía Federal y de la SEIDO con amenazas, golpes, asfixia, simularon mi ejecución, entre otras cosas, todo para que aceptara un delito que no cometí y repartiera culpas que no conozco, preguntaban también por gente que participa en el movimiento social, en tan difícil circunstancia repetía en mi mente las palabras que alguna vez escuché: “frente al dolor del mundo mi pequeño dolor”, las horas parecían negar su paso pero defendí la verdad de mi inocencia. Resisto la tortura, porque la tortura no terminó aquellos días, vuelve y embiste de nuevo en la intimidad de la memoria.

De manera franca y humilde pido el apoyo y la solidaridad de quienes creen en la justicia difundiendo mi caso y uniendo esfuerzos, alzando la voz contra la injusticia en cualquier medio, o rincón posible, caminemos juntos hacia un país mejor donde la injusticia, la tortura y la mentira no prevalezcan.

Enrique Guerrero Aviña.
Puente Grande, Jalisco (México)

Comité Enrique Guerrero Aviña

En la noche del 17 de mayo de 2013 a las 22:45 hrs. Enrique Guerrero Aviña fue desaparecido y sometido a actos de tortura física y psicológica por elementos de la Policía Federal, quienes buscaron inculparlo de un delito que no cometió, ni conocía: el secuestro de dos sobrinos de Gerardo Gutiérrez Candiani, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), hijos del empresario farmacéutico Juan José Álvarez Candiani. Enrique Guerrero fue torturado por cerca de 30 horas antes de ser presentado anta la SEIDO. Han pasado más de cuatro meses desde que Enrique Guerrero fue privado de su libertad, dado que hasta el día hoy está detenido, a pesar de ---- y las irregularidades en su proceso.

Como familiares y amigos hemos tenido que pasar por diferentes vicisitudes para poder visitar a Enrique. En los primeros días de su encarcelamiento se pudo constatar al verlo que su estado de salud era deteriorable por los golpes, y por la presión psicológica al amenazarlo de que sus familiares estaban en peligro.

El caso de Enrique Guerrero Aviña – inculpado falsamente de secuestro – es un ejemplo muy claro de la manera en que la juventud es criminalizada en México. A Enrique, - al igual que la mayor parte de los jóvenes de nuestro país – el Estado Mexicano le ha negado el derecho de vivir una vida digna. Sin embargo, eso no le ha quitado el valor por demostrar su inocencia para poder seguir luchando por su libertad.

El Comité Enrique Guerrero Aviña lo integramos sus familiares, amigos y ciudadanos que apoyamos a Enrique en el proceso de auto de formal prisión que enfrenta ante el juzgado en Puente Grande, Jalisco. Estamos convencidos de su inocencia puesto que lo conocemos y sabemos de su trayectoria como un ciudadano responsable para con la sociedad, que siempre buscó el respeto al Desarrollo Humano. Por ende no tenemos duda de que su aprehensión ha sido una forma de frenarlo por su arduo trabajo para el beneficio de la sociedad. Tenemos como objetivo aportar pruebas para demostrar la inocencia de Enrique Guerrero Aviña y denunciar ante la opinión pública nacional e internacional las irregularidades del proceso en el que se le ha envuelto.

Más información:
http://enriqueguerrero.org/
libertadenrique@hotmail.com

Navigation

AgendaTous les événements

ThèmesTous les tags

34/1341
101/1341
142/1341
368/1341
266/1341
70/1341
41/1341
64/1341
18/1341
353/1341
287/1341
60/1341
16/1341
79/1341
41/1341
15/1341
221/1341
123/1341
32/1341
57/1341
32/1341
226/1341
105/1341
1341/1341
59/1341
467/1341
21/1341
139/1341
171/1341
44/1341
20/1341
527/1341
49/1341
17/1341
92/1341
98/1341
17/1341
15/1341
59/1341
48/1341
37/1341
105/1341
66/1341
51/1341
Soutenir par un don